“Empezamos a creer que las imágenes mediáticas reflejan el orden natural existente o deseado, y nos olvidamos que son fabricaciones culturales”

0

Carmen Gloria López es periodista de la Pontificia Universidad Católica y Magíster en Periodismo de la Universidad de Maryland, EEUU. Fue guionista de “Sitiados”, y ex directora ejecutiva de TVN, entre otros cargos ejecutivos en la televisión chilena, y acaba de lanzar su primera novela.

Cómo periodista y ex directora ejecutiva de TVN, ¿Cómo ve el panorama actual respecto a la representación de género en la televisión chilena?

Para no ser pesimista y amargada diré que se ha avanzado algo. Aunque para estar el en siglo XXI, se ha avanzado poco. La representación de la mujer en la TV abierta, avanza mucho más lento que las mujeres en la realidad. Seguimos protagonizando los avisos de productos de limpieza, las conductoras de televisión siguen siendo en su mayoría jóvenes y rubias, la belleza sigue siendo un factor más importante para elegir animadoras que para los animadores, y en la representación de roles, seguimos llorando por amor mientras ellos tienen ambiciones políticas y profesionales de alto nivel. Las mujeres ganan menos que los hombres en la industria y a todo nivel. Las teleseries turcas han sido un retroceso importante en este último aspecto, retratan un rol muy tradicional de la mujer, sus personajes tienen fuerza, pero es para luchar por los hijos o por la familia. Sigue existiendo “la modelo”, la mujer adorno que se para al lado del animador sonriente y a quien se le permite hablar una palabra por cada cuatro de su compañero. Es 2017, eso ya no debería ser legal.

¿En qué aspectos está al debe la representación de la mujer en la televisión chilena?

Hay más mujeres expertas y especialistas en distintos aspectos del quehacer nacional que lo que salen representadas en los noticieros y eso está medido por estudios, la mujer chilena está sub representada en las noticias de TV y cuando aparece lo hace principalmente como víctima de algún delito, no como protagonista de la noticia. La aparición de mujeres fiscales ha mejorado un poco esa cifra. Las mujeres son físicamente más heterogéneas de lo que aparecen en los realities, teleseries, matinales e incluso noticieros. En la TV solo hay mujeres flacas, de piel clara en su mayoría, más altas que el promedio nacional y todas menores de 50, en cambio en los hombres hay más tipos físicos representados y sus carreras son más largas. Eso por poner solo un par de ejemplos.

¿Cómo ha cambiado la representación de la mujer en la publicidad? 

Ha cambiado respecto a 1960…eso sin duda, ya nadie pone a una mujer con un ojo en tinta como parte de un aviso de servir buen café, pero seguimos protagonizando los avisos de productos de limpieza, seguimos atendiendo la mesa mientras todos esperan sentados los tallarines, los electrodomésticos nos salvan a nosotras, no más de la esclavitud hogareña y las cervezas vienen siempre acompañadas de pechugas. Hay excepciones, pequeños guiños que a veces, lamentablemente, apuntan a hacer lo mismo al revés, o sea jugar al hombre-objeto y eso es no avanzar, es jugar el mismo juego solo que al revés.

¿Qué opina de la iniciativa de la Cátedra Mujeres y Medios?

Iniciativas así me parecen de suma urgencia, llevamos demasiado tiempo sin ver esta ola de imágenes que nos quitan libertad a hombres y mujeres. Empezamos a creer que las imágenes mediáticas reflejan el orden natural existente o deseado y nos olvidamos que son fabricaciones culturales. Esta iniciativa es clave para estudiar el fenómeno, ponerle número a las percepciones y medir los avances, para poder celebrar a aquellos que los ejecutan y alertar sobre los que siguen pegados.

Es clave para despertar deseos de investigar en este terreno, salir de los dogmas y analizar en profundidad el contenido al que están expuestos más de tres horas al día niños y jóvenes. Es esencial para avanzar más rápido que en los últimos 50 años. En esta misma línea celebro que TVN siga con su Media Training para Mujeres expertas, con la idea de aumentar el número de mujeres profesionales que se atrevan a participar en programas y entrevistas hablando de su disciplina.